Flagships Stores

Las Flagships Stores triunfan entre los millennials

Los millennials están cambiando todo, cambiando las reglas del juego en todos los ámbitos. Y, por supuesto, el comercio no es una excepción.

Más del 50% de los millennials se consideran bastante leales a sus marcas favoritas. 

Sin embargo, aunque esta generación tiene un gran potencial de lealtad a la marca, ganar esa lealtad es todo un proceso y requiere un pensamiento innovador y una estrategia interactiva e integrada.

Su lealtad a la marca se consigue mediante la calidad del producto, una buena experiencia del cliente y la contribución de la marca a la sociedad. Cuando estos tres valores clave se alinean, las marcas tienen la posibilidad de acceder a uno de los grupos de consumidores más influyentes del mercado actual.

Aquí es donde entran en juego las Flagships Stores o tiendas insignia.  Normalmente se trata de la tienda más importante de una cadena, a menudo con el mayor volumen de ventas, o los formatos o diseños más actualizados. Estas Flagship Stores se dirigen a los clientes con una estrategia de venta experiencial con el objetivo de atraer a los clientes ofreciendo algo diferente a lo tradicional.

Flagships Stores

Los millennials se sienten atraídos por ese algo diferente a lo tradicional. En estas Flagships stores, que suelen estar en zonas céntricas y de mucho tránsito, existen reclamos que convierten la visita a la tienda en un atractivo turístico. Por eso, no es extraño ver a millennials postear en redes sociales sus fotos dentro de una de estas Flagships Stores.

España cuenta con Flagships Store de las principales marcas en ciudades importantes como Madrid, Bilbao y Barcelona. Tiendas como la impresionante Flagship Store de Primark la Gran Vía de Madrid que cuenta con más de 12.400 m2 repartidos en 4 plantas. Zara tiene su Flagship Store en Madrid con 6.000 m2. Y H&M cuenta con 5.000 m2 en el emblemático Paseo de Graçia de Barcelona.  

Con este tipo de tiendas, las marcas combinan el atractivo físico y virtual ganando así el favor de los millennials como compradores que buscan experiencia y conocimientos en todos los sentidos.

A menudo los millennials realizan sus compras antes incluso de entrar en una tienda, investigando productos online, tienen mucha información. Esto exige aún más del personal de ventas dentro de la Flagship Store, al final se trata menos de vender y más de guiar e inspirar.

El futuro de estas Flagships Stores está en los espacios para “hangout” combinados con opciones entretenimiento.

Este gancho del entretenimiento es una forma clave de atraer a los compradores Mileniums. El éxito del tobogán de agua de realidad virtual de Topshop, o las cabinas de DJ de Virgin Megastore son ejemplos brillantes de estas estrategias.

En los últimos 30 años la industria del comercio al por menor ha cambiado y resulta casi irreconocible, lógicamente también han cambiado los papeles de sus buques insignia, las Flagships Stores.

En el pasado, el orgullo y la gloria de de las Flagships era ser grandes, atrevidas e innovadoras y disponer de un espacio de almacenamiento enorme. Actualmente son tiendas conceptuales de alta especificación listas para cambiar y adaptarse a las tendencias del futuro y sobre todo a las necesidades de su cliente potencial, los millennials.