Marie Kondo

Para una oficina ordenada solo necesitas el mobiliario adecuado junto a los consejos de Marie Kondo

Una oficina ordenada aumenta la concentración y la productividad de los que trabajan en ella. Según un estudio realizado por la Universidad de Princeton, USA, el desorden y la sobreestimulación que conlleva, afectan, a menudo, a la atención y la eficiencia del que trabaja en ese tipo de espacios.

Marie Kondo y sus consejos son conocidos a nivel mundial y han ayudado a miles de personas. En su libro “The Life-Changing Magic of Tidying Up”, comenta como el desorden visible “nos distrae” y como ordenar y organizar nuestro espacio de trabajo supone a menudo la clave para ganar claridad y enfoque.

Es decir, una oficina organizada proporciona menos distracciones y permite a tus empleados trabajar de forma más productiva. Para una oficina ordenada necesitas un mobiliario que facilite el orden y poder adjudicar a cada cosa un lugar establecido.

Marie Kondo apuesta por hacer una criba de “trastos” ordenando y manteniendo en nuestras vidas sólo aquellas cosas que nos alegran. Entonces, ¿cómo se traduce esto a tu despacho, u oficina? Aqui estan los pasos que propone la Japonesa para ordenar tu oficina:

Descubrir entre tus objetos y muebles de oficina las cosas que te alegran

El proceso consiste en coger un artículo y preguntarte: “¿Esto me da alegría?” Marie Kondo cree que es muy importante crear lazos y conexiones con nuestros objetos. A todo lo que no no te proporciona felicidad,o alegría, le das las gracias y lo donas o das a alguien que pueda utilizarlo.

Marie KondoGuardar  lo que te encanta y te da alegría

Los muebles o las cosas de tu oficina en los que te sientes a gusto, que te hacen sonreír, reír, o te inspiran son los que vas a mantener porque ayudan a alcanzar tus objetivos. Un cuadro con valor sentimental, o un libro motivador son buenos ejemplos de cosas que guardar. Pero si no tienes ningún sentimiento ante un objeto o mueble, ¡es simplemente desorden!

Tiempo para reubicar

Si no te proporciona alegría es momento de reubicar. Pero primero, en el espíritu de Marie Kondo, da las “Gracias” al artículo por el tiempo que ha dedicado a apoyarte a lo largo de tu carrera.

Entonces, si todavía está en perfectas condiciones de funcionamiento, trata de encontrar un nuevo dueño para él.

Por ejemplo, tienes dos cargadores de iPhone, uno es tuyo y el otro fue un regalo. Nunca vas a necesitar dos al mismo tiempo. Así que pásale el cargador no usado a ese compañero de trabajo que siempre te lo pide. No sólo ayudarás a un colega, sino que también ganarás espacio ordenado.

Repetir

Repite los pasos del uno al tres para todos tus muebles, estantes, cajones, todo. Por supuesto, no incluyas en esta ecuación el ordenador, teclado, archivos importantes, etc. ¡seguro que los necesitarás! Busca la forma de guardarlos en tu oficina de manera organizada.

Encuentra el lugar perfecto

Asigna un lugar concreto a todos esos objetos que te alegran el día. La repetición de un proceso forma hábitos. Así que asegúrate de que cada uno de uno de tus artículos de oficina, o muebles tenga su propio lugar designado.

Cuando se eligen las cosas en función de la sensación real que te proporcionan, eres capaz de elegir la cantidad adecuada de artículos para que encajen totalmente en tu espacio de trabajo.  Es parte de la magia del orden.