El bienestar del empleado es la primera motivación para el cambio en la oficina

bienestar del empleado

Hacer cambios en la oficina no es fácil. Los humanos nos resistimos a los cambios, nos gusta la estabilidad, la rutina porque nos da seguridad. Sin embargo, a veces, los cambios no solo son positivos sino que además son necesarios para el bienestar del empleado. 

Existe bastante información sobre los efectos nocivos de la oficina abierta, y con razón. La mayoría de las oficinas abiertas son pasillos alineados con despachos en colores monótonos, o zonas de trabajo sin paredes y largas filas de mesas donde la gente está hacinada con poca privacidad. No suena como una distribución productiva y mucho menos motivadora.

200 CEOs de las más grandes y conocidas empresas se comprometieron recientemente a priorizar a las personas por encima de los beneficios. 

Seguro que te preguntas, qué tiene que ver eso con cambiar el diseño de la oficina. El tema es que la distribución y el diseño de la oficina afecta al bienestar del empleado.

El verdadero bienestar es holístico, incluyendo los elementos físicos, cognitivos y emocionales de nuestra experiencia. Nuestro entorno contribuye a nuestra salud holística. Tiene que ver con la forma en que nos apoya físicamente, cómo nos ayuda a pensar y cómo promueve la seguridad psicológica. 

Aquí tienes algunas estrategias para crear bienestar en el trabajo:

bienestar del empleadoDar a tus empleados la posibilidad de elegir y controlar 

Poder elegir es algo muy importante para la mayoría de los empleados. De hecho, los estudios han revelado que cuando las personas pueden elegir dónde trabajar, están más comprometidas y más satisfechas en el trabajo. 

Cuando las personas se comprometen, las empresas crecen porque los empleados están dispuestos a esforzarse más para hacer el mejor trabajo posible.

Asegurar que los empleados tengan variedad

Las mejores oficinas no están compuestas por cubículos monótonos o largas filas de estaciones de trabajo abiertas. Más bien, son lugares con espacios abiertos y cerrados, tanto en áreas formales como informales, así como lugares donde las personas pueden trabajar solas o en equipo. Piensa en lugares con cafés de trabajo, con estaciones de trabajo y cabinas telefónicas, y con zonas ajardinadas dentro y fuera.

Posibilitar que los empleados hagan suyo el espacio 

Evita los espacios anodinos donde los empleados no pueden personalizar su experiencia de trabajo. Cambia el diseño de la oficina para que los empleados puedan elegir su propio lugar de trabajo, pero puedes ir aún más lejos dando a tu equipo lugares para mostrar su trabajo en curso, celebrar reuniones improvisadas y trabajar en los temas. 


Quizás te puede interesar:


Dar a los empleados libertad para hacer cambios en la oficina

Por supuesto, la variedad consiste en tener un montón de opciones diferentes sobre dónde trabajar, pero hay que asegurarse de tomarse el tiempo necesario para cultivar una cultura organizativa que permita a los empleados trabajar en distintos espacios. La gente no trabajará en el café si siente que su jefe lo desaprueba en silencio.

Las oficinas abiertas, tal y como las conocemos hoy en día, son un desastre para el bienestar y la productividad de los empleados. Pero es posible diseñar para las personas y generar grandes resultados para la empresa. 

Evita crear una oficina abierta tradicional, en lugar de ello, diseña para el bienestar. Así, la oficina será un gran lugar donde la gente quiere trabajar.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.