Pagar con un selfie

En las tiendas del futuro pagarás con un selfie

Aquello de “pagar por la cara” parece que ha evolucionado de una expresión popular a una realidad aún más popular en un futuro nada lejano.  Y es que la tecnología ya está disponible y en muy poco tiempo será de lo más normal pagar con un selfie todas tus compras.

Parece algo de película de Hollywood, pero lo cierto es que las tiendas del futuro van tomando forma. Ya existen algunas herramientas tecnológicas que se empiezan a ver en los comercios más modernos y todo apunta a que en los próximos años se extenderán por todo el sector minorista.

Los avances tecnológicos se concentran en varios desarrollos clave: la biométrica (medición de características físicas, gestuales o de comportamiento únicas), la Inteligencia Artificial y la visión artificial o visión por ordenador.

China pionera en el pago con selfie

En China, el concepto de pagar con un “selfie” se ha expandido y convertido en tendencia. En las tiendas, se empieza a contemplar la posibilidad de comprar simplemente mostrando la cara y, en el caso de usar nuestro teléfono para realizar pagos, incluso se puede hacer con una fotografía. La tecnología biométrica también permite ahora realizar operaciones con la huella dactilar, entre otras funciones.

Hasta hace muy poco tiempo, la Inteligencia Artificial y el “machine learning” se empleaba principalmente en el campo de las operaciones, sin embargo algunos operadores minoristas ya las están utilizando también para modernizar la experiencia del consumidor en la tienda. La tecnología biométrica ya permite pagar con la huella dactilar, o incluso con la cara.

 


Quizás te puede interesar:


 

Objetivo mejorar la experiencia del cliente

A pesar de todo, parece que en el futuro la Inteligencia Artificial será la herramienta elegida para dar apoyo al personal de los comercios en su trabajo de asesoramiento a los clientes en tiempo real sobre los diferentes productos disponibles.

Otra herramienta que gana importancia es la visión artificial, o por ordenador que se utiliza para monitorear lo que sucede en el punto de venta o comercio. Es decir, tener una información en tiempo real de lo que sucede en la tienda a través de la imagen y el vídeo.

La innovación tecnología permite incluso realizar operaciones bancarias como pueden ser añadir nuevos beneficiarios a su cuenta bancaria y transferir dinero de forma fácil y segura a través de su teléfono móvil. La biometría permite verificar la identidad de las personas, haciendo que la banca sea más sencilla y rápida.

Con este nuevo sistema, el cliente simplemente parpadea en su cámara utilizando el “modo selfie”. En ese instante, su identidad se coteja con una foto que se encuentra en una base de datos. Si las imágenes coinciden y el cliente introduce el código de acceso correcto en su aplicación bancaria, puede transferir hasta 7.000 euros al día.

El atractivo para las tiendas del pago con selfie es que son transacciones invisibles (como las que se realizan con Uber, donde el pago se integra en el servicio a través de una tarjeta de crédito almacenada) son el “santo grial” para los comerciantes. El cliente ni siquiera piensa en el pago, entra y sale con su compra, es perfecto.